Miercoles 25 de Marzo de 2009
 
El Parque de la Ciudad hoy
 

Como todos sabemos, el desorden y la corrupción en nuestra querida Argentina, sólo suelen ser, en ocasiones, superados por la incompetencia de las personas que elegimos para representarnos en el estado. Pero, en algunas ocasiones, el desorden, la corrupción y la mencionada incompetencia hacen causa común y se representan conjuntamente en actos y estrategias de gobierno. Tal es el caso de lo que acontece en el Parque de la Ciudad, en donde, al desorden y la corrupción que imperó su destino desde sus comienzos, hoy, de manos de esta gestión de gobierno, se le ha sumado una incompetencia sin precedentes.

Pero no decimos esto desde la simple visión subjetiva que nos muestra una aparente inacción y abandono. Decimos esto desde el análisis de hechos concretos, quizás mas sutiles que meramente comparar que hasta febrero de 2008 había 14 atracciones operando y hoy no hay ninguna, aunque seguimos abonando el mismo costo de la entrada..

Y decimos que son hechos más sutiles, porque son menos accesibles al público aunque no menos evidentes.

Y así es como nos dijeron a grandes voces, que clausuraban las atracciones mecánicas porque no eran seguras, porque no tenían mantenimiento, porque no estaban habilitadas, y porque mil cuestiones difusas no documentadas mas que con el sensacionalismo mediático, con lo que hacen ciertas las más perversas mentiras, repitiendo incansablemente un “cuentito” sin fundamentos, como si por mera repetición fuera a transformarse en realidad.

Clausuraban estas mismas atracciones mecánicas, que el anterior gobierno habilitó al público con bombos y platillos arrogándose un mérito que no le era propio, pues las atracciones que se habilitaron ya habían sido restauradas por el personal del Parque antes de esa gestión.

Clausuraban por inseguras estas mismas atracciones mecánicas que la justicia, sus peritos, el INTI, y los Bomberos de la Policía Federal consideraron seguras en 2007 al momento de la reapertura del parque, y del levantamiento de las clausuras impuestas.

¿Extraño verdad?, y mas aun, porque las clausuran mediante la Resolución 79-MDEGC/08, que se fundamenta con la nota N° 2730 de la Dirección General de Fiscalización y Control, y el Expediente Nro. 8605/08, que, a pesar de haber sido requeridos durante UN AÑO ENTERO con la insistencia que nos caracteriza, y con el amparo de la Ley 104 y el Art. 58 del Dto. 1510/97 (Ley de Procedimiento Administrativo), no han podido, o querido exhibirnos para poder notificarnos de cuales son exactamente la causas de esta medida.

Tantas han sido las excusas y dilaciones en este sentido, que finalmente han reconocido tácitamente que el expediente mencionado ha desaparecido!...

¿Qué conveniente no?

No obstante, no han desaparecido otros documentos, que SI demuestran que las atracciones mecánicas estaban en buenas condiciones.

Por ejemplo, hoy podemos afirmar (documentación en mano) que el Matter Horn estaba en buenas condiciones estructurales, y que podía haber sido habilitado al público sin más, porque se habían respetado todas las condiciones y adaptaciones sugeridas por el INTI y los Bomberos de la Policía Federal.

Hoy podemos afirmar, que la atracción Monster, no presenta problemas estructurales, y nos consta que fueron hechas las reformas sugeridas, faltándole sólo (aunque ni siquiera necesariamente) una restauración estética.

Y como esto mucho más, lo que nos muestra que existen muchas pruebas concretas de que las atracciones no son para nada “Viejas y Obsoletas” como rebuznando en tono displicente decía el Sr. Ministro, fingiendo una autoridad académica que no posee,  ante los medios de comunicación, y sin embargo, no existe prueba concreta alguna de esto.

Entonces, la resolución 79-MDEGC/08, que concretamente, carece de fundamentos lo cual la vuelve abstracta, no fue mas que una nueva maniobra mentirosa y fraudulenta para justificar otros atropellos, como por ejemplo, el pase a disponibilidad de más de la mitad del plantel de trabajadores…

Otra muestra de la arbitrariedad de esta gestión, es la situación de la Torre Espacial, y su “corona radioactiva”. Nuevamente nos mienten cuando nos dicen que la torre está clausurada por fallas en los ascensores. Está clausurada porque según estudios realizados en 2004, que no han vuelto a repetirse, las radiaciones no ionizantes en la cúspide de la torre son 10 veces el máximo admisible por la resolución 202-MSyAS, y este estudio afirma que NO DEBE PERMITIRSE LA PERMANENCIA DE PERSONAS en esa zona.

NO obstante, en este caso no solo no se ha perseguido la seguridad de la población, puesto que, a pesar de que todas las emisoras de radio que ocupan ese espacio, lo hacen ILEGALMENTE, careciendo de permisos conforme las leyes y la constitución de la Ciudad y sin abonar siquiera la electricidad que consumen, no solamente no han sido desalojadas (aunque hay resoluciones que así lo ordenan) sino que se ha permitido la instalación de nuevos y mayores elementos ¡.

Entonces, para que prevé el presupuesto 2009, 1.88 MILLONES DE PESOS para recuperar la torre?. ¿Quizás para convertirla en una GRAN ANTENA??.

NO es facultad “política” del gobierno disponer el cambio de destino de un espacio público, menos, cuando este cambio pone en peligro nada menos que la salud de la población.

NO es, como arguyen desde la administración, “decisión política” obedecer o no las leyes. Cumplir y hacer cumplir la Ley, es una obligación irrenunciable del estado, no una mera “decisión política”

Sin embargo, Las atracciones mecánicas, que eran documentadamente seguras, que daban esparcimiento y diversión a los niños, especialmente los de menos recursos económicos, que daban una razón concreta de ser al Parque de la Ciudad, son clausuradas de inmediato por una “decisión política”. En contraste, las ilegales, irregulares y peligrosas antenas de la torre, que sí perjudican y ponen en DOCUMENTADO riesgo la salud de la población, que no le prestan a esta servicio alguno, que se valen del patrimonio y peculio del estado para el ejercicio de un mero “Negocio” y sobre varias de las cuales, se ha ordenado el desalojo administrativo, no solo no son clausuradas, ni retiradas, ni tan siquiera sacadas de servicio, sino que se permite, por “decisión política” que sigan incrementándose.

Entonces, la “decisión política” de estos funcionarios, es incurrir en un ABERRANTE acto de discriminación a la sociedad en general, en beneficio de intereses que no son de bien público sino todo lo contrario.

Y que nos dice el Dr, Javier Solari Costas, (funcionario responsable de poner en orden esta locura): “CHICOS, AHÍ HAY UNA MAFIA!”,  y afirma que fue amenazado por el tema de las antenas.

Entonces, como hay una mafia el estado no puede hacer nada?. El estado es impotente ante los intereses de cuatro radios de cuarta?.

La pregunta es: “¿Entonces, para que sirve el estado?”

La función primordial del Estado, es asegurar el pleno ejercicio del derecho de los ciudadanos, lo que implica irrenunciablemente, combatir cualquier “mafia” o ilícito que impida o dificulte el ejercicio de dicho derecho, porque de no hacerlo, sencillamente pierde su razón de ser como estado.

De la inacción ante las irregularidades, a la complicidad, hay un trecho muy corto …

Señores visitantes, éste es el país en el que vivimos todos los días. Está en todos nosotros cambiarlo, y para eso, solo el compromiso y la participación , son el camino. No hay soluciones mágicas, solo la paciencia y la insistencia, y Nunca Jamás abandonar la lucha!.

 

© O.C.P.C. - Asociación Argentina de Amigos de los Parque de Diversiones